En Noruega, a las pirulas en la carretera las llaman "hacer una españolada"