La destreza con el gatillo, a prueba