Greenpeace dice que las prospecciones destrozarán Valencia, Baleares y el Ebro