El sheriff de Coslada, en el banquillo