Los vecinos de los pueblos pequeños se sienten abandonados por la falta de médicos