Los desprendimientos de tierra causados por las lluvias obligan a desalojar a varios vecinos en Granada