Los cuerpos de gimnasio no son perfectos