El asesino confeso del crimen de Pioz se somete a una prueba psicológica