Crece la indignación en Burgos por la reforma de la plaza de toros