La contaminación obliga a Madrid a restringir el tráfico por primera vez en su historia