Comer más fibra puede reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular