Carles Puigdemont y Anna Gabriel, juntos en la sede europea de Naciones Unidas