Los reproches a su familia los deja grabados en su lápida