Los vecinos de la Barceloneta, contra el turismo incívico