Varios vecinos escucharon los gritos de Andrea antes de que su exnovio la arrastrase al coche en el que murieron