Los investigadores creen que alguien colocó el ordenador Basterra en el piso antes del registro