Comprar bebida a un amigo borracho podría ser delito en Reino Unido