Los toros de Adolfo Martín dejan un encierro limpio y masificado