¡Adiós cabinas!, ha sido un placer