Un verano más caluroso y seco de lo normal