El príncipe de Dubái remolca con su coche a un camión en el desierto