El rastreo del móvil de Antonio Ortiz le situa en la casa de los horrores