La pantalla de un móvil puede llegar a contener más de 600 bacterias