La partida de póker del petróleo, a golpe de pincel