Por una legislación nacional que regule la muerte digna