La comunicación en el hospital, a prueba