La lava del volcán Kilauea es más peligrosa al ser mucho más rica en gases venenosos