La separación de Hollande, un "quebradero de cabeza" para la Casa Blanca