Cuando el sol da una tregua, la gente invade las calles