Tres muertos, uno de ellos el secuestrador, tras el asalto policial a la cafetería de Sídney