El registro de un vehículo en Estados Unidos termina con un policía arrastrado