La guerra por la liberación de Lula da Silva llega a las calles