La orilla del río Sena se convierte en escenario del techno