El meteorito de Cheliabinsk liberó una energía 30 veces superior a la bomba de Hiroshima