Más de 300.000 menores de cinco años murieron a causa de la mala higiene en 2015