Las llamas siguen fuera de control en California, con más de 200.000 personas evacuadas