Un robo muy patoso: el dinero por el suelo y el ladrón con una brecha