Un jugador y un periodista, fuera de peligro tras sufrir la tragedia del Chapecoense