Unos cien tokiotas se bañaron en aguas heladas para invocar la salud en el nuevo año