El temor y la incredulidad se apodera de los parisinos, que huyen de las calles en lancha