Los incendios que arrasan California son ya los más mortiferos que se recuerdan