El Gobierno francés considera el estado de emergencia si no cesan las protestas de los 'chalecos amarillos'