El niño muerto en la explosión estaba en la meta para abrazar a su padre