Un niño de 3 años esconde siete serpientes venenosas en su habitación