Un joven disfruta impasible de un café a escasos metros de un autobús en llamas