Nada estaba en regla en la discoteca de Brasil