El asaltante de Bruselas tenía un arma falsa y dos copias del Corán