Un artista chino convierte el aire contaminado en ladrillos para denunciar la polución