Un combustible de mala calidad podría ser la causa del accidente aéreo en Yaroslavl