Del colegio de Melbourne a luchar con el Estado Islámico